lunes, 12 de diciembre de 2011

capitulo 8


   ¡Qué contradictorias somos, coño! Va, lo reconozco. Pues ni puñeteras ganas de saber nada del “susodicho” pero eso de que no tuviera noticia de que hiciera algún movimiento de, nada del otro mundo, no sé, un detalle del estilo de tirárseme a los pies llorando y gritando ¡vuelve, no me dejes! Y no, encima tiene los huevazos de darle a Carol el móvil que dejamos en la mesa y decirle: Tú que debes de saber algo de Pat, házselo llegar, que se lo dejó encima de la mesa.
-                -      Y luego me recriminas a mí, a ti te ha tocado el orgullo, ¿eh?
-                 -        Pat, y tú lo echas a faltar en las pequeñas rutinas del día a día, aunque luego reniegas, mona. – tampoco va a ser tan fácil superar cinco años de convivencia así, de golpe.
    Bueno, el móvil ha tenido el detalle de planear con habilidad y no estrellarse en la cabeza de tingún transeúnte ni en ningún objeto susceptible de quebrarse y ha muerto destrozado contra el asfalto desde el cuarto piso desde el que lo he tirado por la ventana.
-                  -   Mirala, la racional, ja.
-                 -     Pat, vete a la mierda.
-                  -   Yo, por lo menos he tenido una conversación interesante por teléfono. No sé si te lo presentaré……..

(continuará)

3 comentarios:

  1. ¿Y tú eres la parte racional de Pat? :(
    Me has hecho reír... sincera, sí lo eres.
    Por cierto, Pat tiene una voz muy bonita. :*


    besos

    ResponderEliminar
  2. Se superan, ya lo creo, y 17 también... el todo consiste en dejar el móvil en la nevera o congelarlo. No lo tireeesssss.
    Sonrío.
    Besos, Patt.

    ResponderEliminar
  3. El móvil en la nevera.... luego las conversaciones resultan muy frías, ¿n0? :)


    besos, a las dos :)

    ResponderEliminar